Un dia sintio un fuerte dolor en la cara, cuando fue al doctor lo que le dijo cambio su vida para siempre…

Tim McGrath tiene 38 años y vive en Michigan. Un día, cuando sintió un dolor muy agudo en la mandíbula, nunca se imaginó que se trataba de una señal que le indicaba el fin de su vida normal.

Acudió a un equipo de médicos que lograron determinar la causa de tal dolor en la cara. Tim tenía un sarcoma sinovial en pleno crecimiento. Este tipo de tumor de tejido blando es muy agresivo y a menudo se desarrolla sin mostrar ningún síntoma, pero puede extenderse muy rápidamente por todo el cuerpo.

Al principio, Tim decidió combatir el tumor sin intervención quirúrgica, pero 18 meses después había alcanzado el tamaño de un pomelo. Debido a que el sarcoma sinovial es resistente a la quimioterapia, este tratamiento quedó descartado. Tenían que extirparle el tumor de la cara mediante una operación que duró unas 30 horas.

Pese a que los médicos hicieron lo mejor que pudieron para reconstruir el rostro de este hombre de 38 años, sus esfuerzos fueron en vano: el cuerpo del paciente rechazó los trasplantes. Tim declaró al New York Post: “Después de la operación para quitarme el tumor, tenía el corazón hecho pedazos. No había caído en la cuenta de que me retirarían la mitad de la cara”.

 

No solo su apariencia exterior estaba deformada, sino que los intentos para reconstruir su rostro solían causarle infecciones. Por un tiempo tuvo un agujero en un costado de la cara.

Gracias a la recomendación de un amigo, Tim acudió al reconocido cirujano plástico Kongkrit Chaiyaste, quien le dio una esperanza. En operaciones posteriores, usaron la piel de una pierna y de la parte inferior del brazo de Tim para restaurar el lado izquierdo de su rostro.

Después de la cirugía, Tim dijo: “Por ahora no puedo beber líquidos, comer por la boca o pronunciar ciertas palabras; sin embargo, mi calidad de vida ha mejorado enormemente. Hay personas que me miran con curiosidad, sobre todo niños, quienes no entienden lo que me pasa, pero desearía que los demás pasaran de largo”.

Esta vez, su cuerpo aceptó los trasplantes. La reconstrucción facial todavía no está lista, pero su médico le ha recomendado hacer una pausa antes de la siguiente cirugía. “El Dr. Chaiyaste quiere que tenga un año relajado, que recupere fuerzas y disfrute de la vida mientras la inflamación cede por completo”, relató Tim. En la próxima operación, el Dr. Chaiyaste tratará de devolverle a Tim la habilidad para comer y beber por la boca.

a1

A pesar de su trágica enfermedad y de su rostro desfigurado, Tim no ha perdido su optimismo. Sin duda, este hombre es un gran ejemplo para nosotros.

 

“Me siento seguro al compartir mi historia, y si mi viaje puede ayudar a otros a tener una vida feliz, entonces me quedará claro por qué decidí tomar este camino”.

 

Fuente:noticiasdevida.com

Loading...